Últimas Noticias

Inicio > Código > Noticias

«Los valores occidentales»: La industria de los bebes ucranianos

  por Por Werner Rügemer

«Nuestros valores europeos»: 1,21 euros de salario mínimo en Ucrania

La Ucrania es corrupta – lo sabemos, no importa, es por la buena causa. Pero la población más pobre y enferma, el país como centro de mano de obra barata y contrabando de cigarrillos en toda Europa, líder mundial en el comercio del cuerpo femenino… y más soldados que cualquier estado europeo de la OTAN.

Cuando se introdujo por primera vez un salario mínimo legal en Ucrania, en 2015, era de 0,34 euros, o 34 céntimos de euro por hora. Después se fue incrementando: en 2017 fueron 68 céntimos, en 2019 fueron 10 céntimos más, que siguen siendo 78 céntimos, y desde 2021 son 1,21 euros. ¿Has oído hablar de ello?

Incluso este bajo salario no siempre se paga

Por supuesto, esto no significa que este salario mínimo se pague realmente de forma correcta en este estado. Así, para una semana laboral completa en 2017, el salario mínimo mensual era de 96 euros. Sin embargo, en la industria textil y del cuero, por ejemplo, este salario mínimo para un tercio de los trabajadores, en su mayoría mujeres, sólo se consiguió mediante horas extraordinarias forzadas y no pagadas específicamente. También está muy extendido el pago por piezas: hay que coser un número determinado de camisas en una hora; si no funciona, hay que volver a trabajar sin cobrar.

Si no había órdenes, se ordenaba un permiso no remunerado. En muchos casos, no se concedieron o no se pagaron las vacaciones anuales que legalmente correspondían. La dirección impidió la elección de los representantes de los trabajadores. Con este salario mínimo, la gente estaba muy por debajo del nivel oficial de subsistencia: era de 166 euros en el año en cuestión.

La cadena salarial del hambre desde Ucrania a los países vecinos de la UE

Hay unas 2.800 empresas textiles registradas oficialmente, pero también probablemente un número igualmente elevado de pequeñas empresas no registradas. Durante décadas, han formado una economía sumergida muy normal, a menudo en pequeñas ciudades y pueblos.

La mayoría de estas empresas no son más que proveedores de segunda clase para los productores de bajo coste mejor conectados internacionalmente en los países vecinos de la UE, especialmente en Polonia, pero también en Rumanía y Hungría.

Así, el 41% de los zapatos procedentes de Ucrania se envían como productos semiacabados de miseria a las fábricas de bajos salarios de Rumanía, Hungría e Italia: allí reciben la inocente y bonita etiqueta «Made in EU».

Los propios trabajadores del sector textil sólo pueden permitirse importaciones de segunda mano de Alemania

La mayoría de los aproximadamente 220.000 trabajadores textiles son mujeres mayores. Sólo se mantienen a flote gracias a su propia agricultura de subsistencia, como tener su propio huerto con un gallinero. Las enfermedades debidas a la malnutrición son comunes.

Los trabajadores del sector textil compran su ropa principalmente a través de importaciones de segunda mano, que proceden sobre todo de Alemania, Polonia, Bélgica, Suiza y Estados Unidos. Ucrania importa muchos más productos textiles de los que exporta.

Las costosas importaciones de Boss y Esprit procedentes del rico Occidente de la UE, preproducidas en Ucrania, se destinan a la élite rica y a la burbuja de las ONG de Kiev, mientras que la mayoría de las importaciones son los textiles de segunda mano más baratos. Los trabajadores del sector textil, pero también la mayoría de la población, sólo pueden permitirse los textiles desechables casi gratuitos de los países ricos[.1]

Pero los sindicatos occidentales y los «activistas de los derechos humanos» siguen mirando a Asia y a Bangladesh cuando se trata de mano de obra barata en la industria textil que viola los derechos humanos. Aunque los salarios en Ucrania son mucho más bajos. También en las actuales discusiones en la UE y en el Bundestag alemán sobre una ley de la cadena de suministro: allí la visión va muy lejos, globalmente, hasta Asia, mientras que se niega la cadena de pobreza UE-Ucrania.

Aquí está la corrupción: C&A, Hugo Boss, Adidas, Marks&Spencer, New Balance, Esprit, Zara, Mexx son los usuarios finales que se benefician. Viven de una explotación que viola los derechos humanos. Aquí, en los Estados ricos de la UE, se encuentran los actores más importantes de la corrupción. Aplauden alegremente la inexistente o cómplice inspección de trabajo del Estado ucraniano, y la UE también encubre la injusticia laboral sistémica, con una admonición ritual hipócrita e inconsecuente de la corrupción en Ucrania[.2]

Proveedores de automóviles, productos farmacéuticos, ingeniería mecánica

Es similar a la industria textil y del cuero en otras zonas. Ucrania era un foco de producción industrial en la Unión Soviética. Tras la independencia en 1991, los oligarcas se hicieron con las empresas, obtuvieron beneficios, pero no dedicaron nada a la innovación. Las empresas occidentales disponían de millones de trabajadores bien cualificados, con salarios bajos.

Miles de empresas, sobre todo de Estados Unidos y de la UE -unas 2.000 sólo de Alemania-, hacen pedidos de subcontratación de piezas más bien sencillas: Porsche, VW, BMW, Schaeffler, Bosch y Leoni, por ejemplo, para los cables de los automóviles; empresas farmacéuticas como Bayer, BASF, Henkel, Ratiopharm y Wella tienen sus productos envasados y embalados; Arcelor Mittal, Siemens, Demag, Vaillant, Viessmann mantienen sucursales de montaje y venta. Aquí se pagan salarios de dos a tres euros, lo que supera el salario mínimo, pero sigue siendo inferior al de los países vecinos de la UE, Hungría, Polonia y Rumanía.

Por ello, las sedes ucranianas están estrechamente conectadas con las sedes de las mismas empresas en estos Estados vecinos de la UE, donde los salarios mínimos legales son superiores a 3 euros e inferiores a 4 euros. Pero la interconexión es igual de válida con los Estados vecinos, aún más pobres, de Moldavia, Georgia y Armenia, que no son miembros de la UE. Aquí también funcionan sucursales. En el transcurso de la «Vecindad Oriental», organizada por la UE, se explotan todas las diferencias de cualificación, incluso los salarios más bajos, con Ucrania como puerta giratoria.

Migración laboral por millones

Esta explotación selectiva de las ventajas de localización por parte de los capitalistas occidentales no ha conducido al desarrollo económico, sino todo lo contrario. Ucrania se ha empobrecido económicamente. La mayoría de la población se ha empobrecido y enfermado. Una reacción masiva es la migración laboral.

Empezó temprano. A finales de la década de 1990, varios cientos de miles de ucranianos habían emigrado a Rusia. Los salarios no eran mucho más elevados, pero en Rusia la excesiva occidentalización de los estilos de vida y el aumento del coste de la vida en lo que respecta a la alimentación, los alquileres, la sanidad y las tasas del gobierno no se notan.

Desde la década de 2000 y acelerado por las consecuencias del golpe de estado de Maidan en 2014, unos 5 millones de ucranianos se desplazan como migrantes laborales: unos dos millones de forma más o menos permanente al extranjero, unos tres millones se desplazan a los estados vecinos. En particular, el Estado polaco, que en cualquier caso reclama las zonas occidentales de Ucrania, fomenta la migración laboral desde Ucrania. Unos dos millones de ucranianos trabajan en Polonia, principalmente en empleos poco cualificados como limpiadores, ayudantes domésticos, camareros, cuidadores de ancianos, camioneros[.3] En Polonia también florece el negocio de las agencias de empleo: declaran a los ucranianos como ciudadanos polacos y los colocan como cuidadores a domicilio en Alemania y Suiza, por ejemplo: el salario mínimo allí se paga a veces por una semana de 40 horas, pero en realidad los cuidadores tienen que estar de guardia las 24 horas del día, según el contrato con la agencia polaca.

Cientos de miles de ucranianos trabajan también de forma permanente, temporal o itinerante en Rumanía, Hungría, Eslovaquia y la República Checa, con salarios mínimos de entre 3,10 y 3,76 euros. Los ucranianos están contentos, aunque les empujen un poco por debajo de estos salarios mínimos, sigue siendo mucho mejor que en su país de origen, y la inspección de trabajo no dice nada y la UE tampoco.

Los estudiantes ucranianos son trabajadores estacionales muy populares en la agricultura de la UE. Sólo en la Baja Sajonia hay unos 7.000 estudiantes al año que, aunque no estudian, entran en el país con papeles de matrícula falsos. Ni en Ucrania ni en Alemania se realizan controles, como reveló un estudio de la Fundación Friedrich Ebert[.4]

Salario mínimo en Lituania: en 2015 era de 1,82 euros, cinco veces más alto que en Ucrania en ese momento; en 2020 era de 3,72 euros. La UE fomenta el desarrollo de Lituania como centro europeo de transporte: con la ayuda de la inteligencia artificial, se dirigen por Europa camioneros baratos y dispuestos a trabajar desde terceros países como Ucrania y Moldavia, pero también desde otros más lejanos como Filipinas. No necesitan aprender ningún idioma, reciben las instrucciones a través del smartphone y el navegador. Así, con el comienzo de la guerra en Ucrania, las empresas de transporte de Lituania y Polonia se encontraron de repente con una escasez de más de 100.000 conductores de camiones, procedentes de Ucrania, a los que no se les permitió salir debido al servicio militar[.5]

La pobreza de las mujeres I: la prostitución prohibida florece

El estado patriarcal oligarca de Ucrania ha profundizado enormemente la desigualdad entre hombres y mujeres. Con una brecha salarial de género del 32 por ciento, las mujeres ucranianas ocupan el último lugar en Europa: de media, reciben un tercio menos de salario que sus colegas masculinos, en el ámbito de las finanzas y los seguros es incluso del 40 por ciento por el mismo trabajo[.6La media de la UE es del 14%. Debido a los estereotipos patriarcales, las mujeres también se ven obligadas a realizar trabajos precarios a tiempo parcial, incluso más que en la Alemania de Merkel, que ocupa el penúltimo lugar entre los países de la UE en cuanto a discriminación de las mujeres.

Parte de esta pobreza patriarcal de las mujeres es la prohibición de la prostitución, que, sin embargo, florece especialmente en estas mismas condiciones. Entre las 180.000 mujeres que se calcula que ejercen la prostitución en Ucrania, se encuentran también las maestras de primaria que no pueden salir adelante con sus 120 euros al mes, las mujeres solteras divorciadas con hijos y las desempleadas.

Como la prostitución está prohibida, los operadores de los burdeles ganan dinero igual que los policías y los taxistas, ya que tienen buenos ingresos gracias al silencio. También se utilizan pisos privados, como los burdeles situados en lugares privilegiados de la capital, Kiev. Los turistas son atraídos, con 80 euros están dentro. Ocho servicios por noche – no es raro. Algo menos de la mitad de los ingresos se queda en las mujeres. Algunos esperan un periodo de transición de uno, dos o incluso tres años. A menudo en vano. Un tercio se convierte en drogadicto, un tercio se considera seropositivo[.7]

Tras la «liberalización» de los servicios sexuales por parte del gobierno federal de Schröder/SPD y Fischer/Greens, Alemania se convirtió en el «burdel de Europa». La agencia federal de desarrollo GTZ anunció en su «Guía de viajes para mujeres de Alemania» a mujeres ucranianas que ahora tenían buenas perspectivas en el negocio del sexo. Vinieron muchos. La Alemania de Merkel se convirtió en el centro europeo de la prostitución comercial, en su mayoría ilegal y tolerada por las autoridades, condiciones favorables para las mujeres que no proceden de un Estado miembro de la UE. Así que es lógico que los proxenetas intenten ahora reclutar a las mujeres ucranianas que huyen de la frontera en 2022[.8]

La pobreza de las mujeres II: el cuerpo femenino como material de uso

Ucrania es un lugar conveniente para que las empresas occidentales realicen prácticas que de otro modo estarían prohibidas, un lugar mil veces mejor para la globalización dirigida por Estados Unidos. Esto también se aplica al uso comercial del cuerpo femenino, mucho más allá de la prostitución ilegal.

Ucrania es el punto caliente mundial de la subrogación industrial, con más «liberalización» de lo habitual. La pobreza femenina generalizada constituye una reserva inagotable.

Vittoria Vita, La Vita Nova, Delivering Dreams o, más prosaicamente, BioTex, son los nombres con los que las agencias de gestación subrogada de Kiev y Jarkov anuncian sus servicios o a sus mujeres. Las mujeres ucranianas, bonitas y sanas, se ofrecen en catálogos para extranjeros ricos. Los precios de un bebé sano oscilan entre 39.900 y 64.900 euros. Los turistas infantiles que desean vienen de Estados Unidos, Canadá, Europa Occidental y China[ ].9]

Los futuros padres entregan el óvulo y el esperma en una de las decenas de clínicas especiales. Se fecundan en un tubo de ensayo. A continuación, el embrión extranjero se implanta en la madre de alquiler. La madre de alquiler lleva un niño genéticamente extraño. Se desarrolló en Estados Unidos, pero es mucho más caro: entre 110.000 y 240.000 euros. En Ucrania está menos regulado. La mujer que lleva al niño puede no tener nada que ver genéticamente con el niño, es sólo una herramienta extraña que debe ser olvidada inmediatamente después de su uso, ya no existe en absoluto – y está lista para el siguiente uso para una pareja extranjera completamente diferente.

Los precios difieren en función de si los futuros padres quieren que su bebé ordenado sea de un sexo determinado o no: sin elección de sexo, cuesta 39.900 euros en BioTex, con dos intentos del sexo deseado cuesta 49.900 euros, y con intentos ilimitados cuesta 64.900 euros. Estas ofertas incluyen el alojamiento en un hotel, la expedición del certificado de nacimiento y del pasaporte en el consulado alemán. Hasta ahora, se han entregado más de 10.000 bebés de este tipo en todo el mundo.

La madre de alquiler – una empresa de madres de alquiler lleva el nombre apropiado: Gestación subrogada en Ucrania: recibe una bonificación mensual de entre 300 y 400 euros durante el embarazo; tras el parto con éxito, la bonificación aumenta hasta los 15.000 euros. Si se produce un aborto, el niño es discapacitado o se rechaza su adopción, las madres de alquiler no reciben nada. Su estado psicológico pasa desapercibido y no hay seguridad social contra los daños a su salud. No hay estudios sobre las consecuencias a largo plazo.

Contratos de cero horas, expropiación de sindicatos

Mientras el gobierno de Selensky aumentaba el salario mínimo a 1,21 euros, simultáneamente debilitaba y destruía los sindicatos, que ya estaban cada vez más debilitados desde la independencia. El Código Laboral de diciembre de 2019 es la culminación de la injusticia laboral extrema hasta ahora:

*El contrato de trabajo de cero horas es admisible: Trabajo de guardia. Cuando el empresario tiene trabajo que asignar, llama al empleado con poca antelación. El número de horas de trabajo y los ingresos pueden ser cero.

*Las bajas ya no tienen que ser justificadas.

*Se fomenta la negociación individual de los contratos de trabajo; «negociación» es, por supuesto, un término eufemístico para referirse a ofertas sin alternativas, lo que no es un problema cuando el desempleo es elevado. La negociación colectiva puede suspenderse en las empresas de menos de 250 trabajadores, lo que supone más del 95% de las empresas. Las empresas que se benefician de ello son sobre todo las estatales, luego las agroalimentarias y las tabaqueras como Nestlé y Philip Morris.

Además, los sindicatos deben ser expropiados y sus bienes confiscados. Aunque estén debilitados, siguen teniendo tierras del periodo soviético y, en algunos casos, grandes casas, y éstas se encuentran en el centro de las ciudades. Para Selensky, se trata de «sobras rusas», ¡tan expropiadas!

Cientos de miles de ucranianos protestaron contra la nueva ley, algo de lo que no informó ningún diario occidental. En una carta conjunta fechada el 9 de septiembre de 2021, la Federación Sindical Internacional y la Confederación Europea de Sindicatos -CSI, CSI- llamaron la atención del gobierno ucraniano y del comité de la UE encargado de la integración de Ucrania al respecto: Con el nuevo Código Laboral, Ucrania no sólo viola todos los derechos laborales de la ONU y de la Organización Internacional del Trabajo OIT, sino también los bajos estándares de la UE, sin reacción[.10]

Expropiación y empobrecimiento de los agricultores

Tras el autoempleo, los aproximadamente 7 millones de agricultores de sus explotaciones colectivas recibieron una media de unas cuatro hectáreas de tierra en propiedad. Esto es demasiado poco para dirigir una agricultura independiente. Por ello, los agricultores han arrendado hasta ahora sus pequeñas tierras a oligarcas nacionales y extranjeros por un bajo canon de alquiler, actualmente por una media de 150 dólares al año, en 2008 todavía era de 80 dólares.

Por ejemplo, el oligarca Andry Verevsky y su empresa Kernel han acumulado 570.000 hectáreas de tierras arrendadas, el oligarca Oleg Bakhmatyuk ha gestionado 500.000 hectáreas con UkrLandFarming, el inversor estadounidense «locust» NCH Capital de Nueva York ha gestionado 400.000 hectáreas.El oligarca Rinat Akhmetov arrienda 220.000 hectáreas para su Agro-Holding, mientras que el Continental Farmers Group de Arabia Saudí arrienda «sólo» 195.000 hectáreas. También participan fondos de pensiones suecos y holandeses. De Baviera proceden pequeños oligarcas como Dietrich Treis y Hans Wenzel, que tienen 60 hectáreas en su país, pero que cultivan 4.500 hectáreas en Ucrania con arrendamientos incomparablemente baratos[.11] Alexander Wolters, de Sajonia, ha arrendado 4.200 hectáreas por 60 euros por hectárea y año[ ].12]

Todos ellos están plenamente integrados en la UE y en el mercado mundial occidental:

*Las sedes legales y fiscales se encuentran preferentemente en los paraísos financieros de Chipre, Luxemburgo y Suiza, que cumplen con las normas de la UE; los gobiernos ucranianos aportaron exenciones fiscales y subvenciones.

*Reciben repetidamente grandes préstamos del Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

*La tecnología de semillas, fertilizantes, pesticidas y agricultura está principalmente en manos de empresas estadounidenses y alemanas como Cargill, Archer Daniels, John Deere, Corteva, Bayer y BASF.

Gerentes muy bien pagados dirigen el negocio. Algunos de los agricultores pueden realizar trabajos no cualificados con un salario mínimo en esta agroindustria a gran escala. Un poco de tierra no arrendada les permite sobrevivir escasamente.[13]

Pero el gobierno de Selensky ha puesto fin a la práctica del arrendamiento: Desde el 1 de julio de 2021, los agricultores pueden vender sus tierras, inicialmente sólo a compradores con ciudadanía ucraniana. Para ello, el Gobierno está creando un portal de subastas en el que también se pueden hacer ofertas de forma anónima. La liberación de la venta de la muy fértil tierra negra ucraniana no sólo fue exigida por los acaparadores oligárquicos de tierras, sino también por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que impuso esta condición, entre otras, a la muy endeudada Ucrania para un nuevo préstamo de 5.000 millones: ¡se puede vender la tierra, esto lleva a la reactivación económica! Un referéndum posterior en 2024 debería introducir el siguiente paso: Venta de la tierra a los extranjeros también. El mayor empobrecimiento de las familias campesinas es una de las consecuencias iniciadas en estas condiciones. Por ello, muchos agricultores protestaron contra esta «reforma agraria», sin efecto.

Centro de Contrabando de Ucrania: Desde hace 30 años

A partir de 1992, las mayores empresas de cigarrillos, Philip Morris, R.J. Reynolds, British American Tobacco y Japan Tobacco, compraron las fábricas de cigarrillos de Ucrania. En algunos casos, el Estado siguió siendo accionista minoritario durante algunos años.

La producción con trabajadores cualificados buenos, pero ahora mal pagados, se aplicó al menos al mercado ucraniano. La amplia gama de marcas de lujo, como Marlboro y Chesterfield, hasta las marcas más baratas se producían para la exportación. A cambio, el gobierno cómplice bajó los impuestos sobre el tabaco a un nivel sin parangón internacional, menos de la mitad de lo que sería en Europa. Al mismo tiempo, los controles aduaneros se mantuvieron en el nivel más bajo.

A finales de los años 90, la Comisión Europea se dio cuenta de que Philip Morris & Co en Ucrania produce más del 90% para la exportación, incluyendo cigarrillos baratos para el contrabando mundial a los países pobres, pero también a los estados ricos de la UE. El contrabando perjudicaría a los Estados de la UE en 4.000 millones de euros al año. La UE demandó a Philip Morris y Reynolds por daños y perjuicios. El tribunal de Nueva York desestimó la demanda en 2001. Tres años después, Philip Morris acordó pagar a la UE 1.300 millones de dólares para ayudar a luchar contra el contrabando y la falsificación de etiquetas.

Sin embargo, Morris no pagó la primera vez, y el acuerdo se renovó en 2010. Morris se comprometió a pagar la suma, repartida en 12 años, a Alemania, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal. Estos Estados firmaron el acuerdo, pero todos los Estados de Europa del Este no lo hicieron. Al mismo tiempo, la complicidad floreció entre bastidores: Michel Petite, Director General del Servicio Jurídico de la Comisión de la UE de 2001 a 2007, se trasladó al bufete de abogados estadounidense Clifford Chance en 2008, se hizo cargo allí del cliente Philip Morris y también se convirtió en presidente del «Comité de Ética» de la UE[.14]

En Ucrania, un paquete de cigarrillos Marlboro cuesta 2,50 euros y en Kosovo 1,65 euros (a partir de 2021), a pesar de un ligero aumento del impuesto sobre el tabaco entretanto, mientras que un paquete cuesta 7 euros en Alemania, 6,20 euros en Bélgica, 10 euros en Francia, 6 euros en Italia, etc. Por lo tanto, por supuesto, las exportaciones y el contrabando desde Ucrania continúan. Por eso se están llevando a cabo negociaciones rituales sin resultados, incluso en la 21ª cumbre UE-Ucrania. «Ucrania se ha convertido en un centro mundial para la entrega de cigarrillos ilícitos a Europa», confesó el jefe adjunto de la Oficina del Presidente de Ucrania, Alexei Honcharuk. El Presidente Zelensky, por supuesto, volvió a prometer que Ucrania luchará contra el contrabando de tabaco con más fuerza que antes[.15]

Ucrania: el mayor gasto militar de Europa

El golpe del Maidán de 2014, organizado por actores occidentales -OTAN, Horizon Capital, Swedbank, National Endowment for Democracy, Black See Trust, Soros Foundation-, impulsó al banquero de poca monta Arseniy Yatseniuk al cargo de primer ministro ucraniano[.16] Los boicots contra Rusia provocaron la pérdida de varios cientos de miles de puestos de trabajo en Ucrania, unos 40.000 sólo en empresas alemanas como el proveedor de automóviles Leoni.

El gobierno ucraniano tomó ahora el ejemplo de la UE e introdujo en 2015 un salario mínimo legal: 34 céntimos por hora trabajada. Esto fue un claro anuncio del nivel en el que se movían las rentas del trabajo. Los trabajadores, como los de la industria textil y la agroindustria, están contentos cuando se paga realmente el salario mínimo. Otros trabajadores están contentos cuando el salario por hora se acerca a los tres euros. La emigración laboral al extranjero se aceleró, fue y es aprovechada con gusto por los no tan empobrecidos países vecinos de Europa del Este. Ucrania se convirtió finalmente en un «proveedor de mano de obra barata para los países de la UE». «[17]

El Estado más pobre de Europa en términos de mayoría poblacional se rearmó aún más rápido con la ayuda de la OTAN, especialmente de EE.UU. y Gran Bretaña, a partir de 2016, pasando del 2,9 por ciento del producto interior bruto (PIB) para el ejército en media década al doble de esa cantidad en 2020, es decir, incluso antes de la guerra: al 5,9 por ciento – el chico modelo de mayor porcentaje para la demanda del presidente estadounidense Obama de aumentar los presupuestos militares al 2 por ciento. Esto sitúa a Ucrania en el segundo lugar del mundo, después de Arabia Saudí, por delante del segundo mejor chico modelo de Estados Unidos, el muy armado Israel[.18]

Ucrania, que no es miembro de la OTAN, con sus 41 millones de habitantes, tiene con sus 292.000 soldados más personal militar que los demás miembros de la OTAN (excluidos los EE.UU., por supuesto), es decir, más soldados que Alemania, Francia, Gran Bretaña, Italia, Grecia, España, Polonia, Rumanía… El Estado con la mayoría de población más pobre de Europa se permitió a sí mismo o a sus señores y señoras de Washington, Bruselas, Londres, París y Berlín, al mismo tiempo, los gastos militares más elevados, tal vez en preparación para una guerra, ¿o para qué?

La población más pobre y enferma de Europa

El FMI concedió préstamos al «Estado más corrupto de Europa» (Transparencia Internacional) con condiciones de recortes sociales y de pensiones, de aumento de las tasas municipales (agua, alcantarillado, residuos) y de los precios estatales de la energía, así como de nuevas privatizaciones. El FMI también fue belicista: la pérdida del Donbass tendría un impacto negativo en el importe de los préstamos occidentales, anunció[.19]

La deuda nacional se redujo a un atractivo 60 por ciento en 2020, excelente para entrar en la UE. Consecuencia: la mayoría de la población es aún más pobre, el coste de la vida, la alimentación, los impuestos locales, los alquileres, los costes sanitarios y energéticos han aumentado, son sólo parcialmente asequibles o ya no lo son en absoluto. En 2013, antes del golpe de Maidan, la pensión media era de 140 euros, la más alta de la historia de la Ucrania independiente. Desde 2017, la pensión media es de 55 euros. Cada vez son más los pensionistas que tienen que seguir trabajando[.20]

Desde su independencia, la población ucraniana se ha reducido de 51 a 41 millones de habitantes. Incluso antes de la guerra actual, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) predijo una nueva reducción para el año 2050: 32 millones de habitantes, y entonces serían aún más viejos de media que ahora.

La población más pobre de Europa es también la más enferma: Ucrania ocupa el primer lugar en Europa en cuanto a muertes por desnutrición[.21]

Como la Presidenta de la Comisión Europea, la Sra. von der Leyen, elogió tan efusivamente: «¡Ucrania defiende de forma impresionante nuestros valores europeos!» Por ello, Ucrania debe convertirse en miembro de la UE. El Presidente añadió: «Ucrania merece este estatus porque está dispuesta a morir por el sueño europeo. «[22]

La política pintada de cristiano tiene más razón de la que cree.

-Traducido al castellano desde el alemán para piensaChile: Martin Fischer

Fuente: NachdenkSeiten

Foto de portada: Protasov AN / shuttestock

Notas:
[«1] Oksana Dutschak: Talleres de explotación en los límites de Europa. Wie Markenkleidung in der Ukraine genäht wird, Bundeszentrale für politische Bildung 4.12.2017; véase también: Clean Clothes Campaign: Länderprofil Ukraine 2017, publicado por la Fundación Rosa Luxemburg.

[«2] Werner Rügemer: Imperium EU. Injusticia laboral, crisis, nueva resistencia. Colonia 2020

[«3] Los emigrantes útiles. Dos millones de ucranianos en Polonia, Deutschlandfunk 27.2.2018

[«4] Temporeros ucranianos en la agricultura, fes.de, 6.4.2022

[«5] Los camioneros abandonan. Muchos ucranianos reclutados, FAZ 9.3.2022

[«6] Brecha salarial de género en Ucrania, globalpeoplestrategist.com/

[«7] Amor comprable en el metro, Der Spiegel 30.6.2012

[«8] Mujeres ucranianas en fuga: «A menudo ya son abordadas por proxenetas en la frontera», MDR Sachsen 3.6.2022

[«9] Negocios con la suerte del bebé – madres de alquiler en Ucrania, arte-TV 29.1.2021; Bebés para el mundo. Das Geschäft mit ukrainischen Leihmüttern, DLF/SWR/ORF 30.11.2021; En Ucrania el negocio de los vientres de alquiler estaba en auge. Luego vino la guerra, Stern 25.3.2022

[«10] Sharan Burrow/ITUC y Luca Visentini/ETUC: Carta al Sr. Volodymyr Zelenskyy y otros, Bruselas 9 de septiembre de 2021, pmguinfo.dp.ua/images/photo-news/09_2021/original_lista.pdf

[«11] Guerra en Ucrania: un agricultor de la Baja Baviera teme por sus empleados, Bayerischer Rundfunk 4.3.2022; ARD Tagesschau 17.5.2022

[«12] Los agricultores alemanes en Ucrania gimen por las fluctuaciones de precios y los problemas de transporte, mdr.de 21.5.2022

[«13] ¿Quién se beneficia de la creación de un mercado de tierras en Ucrania? oaklandinstitute.org, diciembre de 2020; Christina Planks: Land grabs in the Black Earth: Ukrainian Oligarchs and International Investors, Heinrich Böll-Stiftung 30.10.2013; Transnational Institute: Land Concentration, Land Grabbing and Peoples’ Struggles in Europe, junio de 2013.

[«14] Historia de los acuerdos de contrabando de tabaco de la UE: Unfairtobacco.org

[«15] Contrabando: Ucrania quiere mejorar la cooperación con la UE, euraktiv.de/section/eu-foreign-policy/news/smuggling-ukraine-wants-to-improve-cooperation-with-the-eu/, recuperado el 15.7.2022

[«16] Werner Rügemer: Yatseniuk made in USA, Ossietzky 9/2014

[«17] Olga Gulina / Oleksii Pozniak: Ucrania – Migrationsströme im Wandel, zois-berlin.de/publikationen/ukraine-migrationsstroeme-im-wandel, 11.4.2018

[«18] Military expenditure of Ukraine from 2006 to 2021, de.statista.com, recuperado el 15.7.2022.

[«19] cnbc.com/2014/05/01/ukraine-gets-17bn-bailout-russian-risks-remain.html

[«20] Ukraine-analysen No. 200, 27.4.2018, laender-analysen.de/ukraine

[«21] Mortalidad cardiovascular atribuible a factores de riesgo dietéticos en 51 países de la región europea de la OMS de 1990 a 2016, European Journal of Epidemiology 34, 37 y ss. (2019).

[«22] Ucrania y la UE – Una decisión geopolítica, FAZ 17.5.2022

22/07/2022

Conozca el Código de derechos Humanos.