Últimas Noticias

Inicio > Código > Noticias

LA MONSTRUOSA INDUSTRIA DE LA CONSTRUCCIÓN DOMÉSTICA

  por León Maurette

UNA BREVE REFLEXIÓN SOBRE TÉCNICA, BIOÉTICA Y BIOARTE

La piel ya no es la barrera inmutable que contiene y define el cuerpo en el espacio. Por el contrario, se ha convertido en un lugar de transmutación continua.

Eduardo Kac, El arte transgénico.

 

La metáfora más común para referirse al sistema inmunológico es la de un ejército; las defensas de un cuerpo ante lo ajeno que viene a irrumpir lo ya dado. Esta misma podría usarse, pensando como Simondon, a la hora de describir a la modernidad y su relación con la técnica: la cultura opera de barrera, de surco de agua que protege al cuerpo, castillo y hogar del hombre, de lo extraño, la máquina, aquello que viene a imponerse. Tanto quienes ven en ella un regalo que nos es dado, como quienes encuentran en su cubierta, cual caballo de Troya, una fachada para su verdadera esencia claudicadora de mundos posibles, ven a la técnica como algo externo con lo cual nos relacionamos; nos preguntamos de dónde vino y cuál fue su primera manifestación.

No podría haber semejante surco entre estos dos paisajes; hay un puente que se baja y abre los sistemas. La máquina no es tan extrajera como parecía al interior de la cultura. No hay realmente una escisión sino una multiplicidad interna: Simondon deja de lado la técnica para hablar de tecnicidad, la dimensión práctica de la existencia. Los objetos técnicos se relacionan con los humanos mediante su margen de indeterminación, espacios de interacción que dan un respiro a su funcionamiento, fomentan la neguentropía redirigiendo energías y permiten la coexistencia con los hombres.

Pero el castillo, la casa del ser, no siempre fue así. Es el resultado del trabajo humano, una construcción que requiere de un saber. Sloterdijk vería en el castillo que se autoproclama no técnico una artificialidad irremediable. Al fin y al cabo, dice el autor, no somos más que la especie que puede ser en el tiempo, proyectar necesidades y adecuar el medio para que estas estén al alcance cuando y por si las requiramos: una historia del lujo. No hay, entonces, una división tajante entre técnica y cultura, dado que estas se crean en un movimiento sincronizado al arrojar la primera piedra que rasga el eterno presente del circunmundo para domesticarse. El hombre es técnico, siempre lo fue.

Los avances de la biología molecular permiten ver cómo la casa del ser no está compuesta solo de materia inorgánica. Lo viviente mismo es técnico. Las vacunas permiten la incorporación de lo que hasta entonces se consideraba ajeno para proteger al nuevamente constituido yo. Según Esposito, ya no podemos referirnos al sistema inmunológico como una barrera, sino como un ágora en donde constantemente se discute y reformula la relación entre lo público y lo privado. El sistema inmune tiene como responsabilidad definirse a sí mismo para no atacarse; puesto que ataca lo que conoce, debe aprender a tolerarse. El yo no puede pensarse como un castillo, sino como una conversación.

Las tecnologías que se ocupan de gestionar lo viviente como especie, que sumaron sus fuerzas con el poder encargado de gestionar los cuerpos como máquinas, se encuentran al borde de una transformación. Aquella política de lo viviente, consignada en el hacer vivir o dejar morir, reposaba su autoridad (junto con toda política anterior) en la unidad humana, el átomo gubernamental. En palabras de Iacub, es el material humano el nuevo objeto a gestionar: la vida ya no termina con la muerte del cuerpo; la biopolítica logró superar a la muerte, su último obstáculo hacia la totalización; aquello que la misma biopolítica confina a lo privado para ocultar; el límite de su reino: “el material humano no muere”.

La cibernética y la biotecnología creen haber encontrado los ladrillos del castillo: la información. A partir de esta es que se ha comenzado a indagar en la constitución de lo viviente y su modificación acelerada. Es el trabajo del bioarte cuestionarse la patentización de la técnica contemporánea, que opera sobre lo viviente, para reconstituir una noción de sujeto poshumanista; lo monstruoso de domesticarse es la condición humana y es hora de exponerlo evitando su reificación. Es menester desnaturalizar el hecho técnico y preguntarse por su trasfondo ético, porque cualquier intervención por parte del hombre sobre lo viviente, sobre lo semivivo o cuerpo extendido de la sociedad, es política.

En “Truly Natural” la artista portuguesa Marta de Menezes editó el genoma de un organismo genéticamente modificado (OGM) y lo revirtió a su estado “salvaje”; nadó contra la corriente. Mediante un juego dialéctico la artista creó un organismo no modificado, poniendo en tela de juicio la diferencia entre este y su contraparte. ¿Cuál es natural y cuál es técnico? ¿De qué sirve forzar barreras cuando la verdadera pregunta es cómo posicionarnos con respecto a y dentro de lo viviente? En una era en la que la intervención humana tiene consecuencias sobre toda la especie: ¿Qué no es técnico? 

 

Bibliografía:

Catts, Oron y Zurr, Ionat. “Hacia una nueva clase de ser. El cuerpo extendido”; en revista Artnodes no 6, 2006.

Costa, Flavia y Stubrin, Lucía. “Bioarte” en Claudia Kozak (ed.). Tecnopoéticas argentinas. Archivo blando de arte y tecnología. Buenos Aires, Caja Negra, 2012.

Esposito, Roberto. “Introducción” y “El implante”, en Immunitas. Protección y negación de la vida. Buenos Aires, Amorrortu, 2005.

Foucault, Michel. “Del poder de soberanía al poder sobre la vida” (Lección 17 de marzo de 1976) en Genealogía del racismo. La Plata, Altamira, 1996.

Iacub, Marcela. “Las biotecnologías y el poder sobre la vida”, en Didier Eribon (comp.), El infrecuentable Michel Foucault. Renovación del pensamiento crítico. Buenos Aires, Co-edición Letra Viva-Edelp, 2004.

Kac, Eduardo. ““El arte transgénico” en Futuros Emergentes: Arte, Interactividad y Nuevos Medios, Angela Molina and Kepa Landa (eds.). Valencia, Institució Alfons el Magnánim- Diputación de Valencia. Centre Cultural la Beneficencia, 2000, pp. 59-66.

Simondon, Gilbert. “Introducción”, en El modo de existencia de los objetos técnicos. Buenos Aires, Prometeo, 2013.

Sloterdijk, Peter. “La domesticación del ser. Por una clarificación del claro (Apartado: El hombre operable. Presentación del concepto de homeotécnica”, en Sin salvación. Tras las huellas de Heidegger. Madrid, Akal, 2011, pp. 138-152.

--------------------. “La época (criminal) de lo monstruoso. (Acerca de la justificación filosófica de lo artificial), en Sin salvación. Tras las huellas de Heidegger. Madrid, Akal, 2011, pp. 241-255.

 

14/12/2021

Conozca el Código de derechos Humanos.