Últimas Noticias

Inicio > Código > Noticias

CONECTIVIDAD Y EDUCACIÓN EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES

  por Yadir Hamze

La falta de conectividad en los barrios populares le exige respuestas al Gobierno de la Ciudad

El Consejo Federal de Educación aprobó un nuevo indicador epidemiológico que marcará qué distrito pueden volver a la presencialidad. En diálogo para No Hay Derecho, el psicólogo social Guillermo Volkind, el sociólogo Esteban De Gori, las legisladoras Laura Velasco y Dina Rozinevsky, el sindicalista Facundo Lancioni Kaprow, y el presidente de la organización Observatorio por el Derecho a la Ciudad, Jonatan Baldiviezo, evaluaron las propuestas de la Jefatura de Gobierno porteño. 

 

 

El Consejo Federal de Educación (CFE) aprobó el pasado jueves el nuevo indicador epidemiológico para definir el retorno a la presencialidad en los colegios. El modelo registrará el nivel de riesgo de cada municipio, la cantidad de contagios de COVID-19 en los últimos 14 días, las posibilidades de higiene y distanciamiento y la disponibilidad de camas de terapia intensiva en cada jurisdicción.

Además, el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, advirtió el último martes en el programa Lanata sin filtro que las condiciones "no están dadas para volver a las aulas en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires". Contrariamente, cuatro días más tarde, Trotta puntualizó en el noticiero Cada mañana que el deseo es que algunas asignaturas abandonen la virtualidad "antes de fin de año".   

Sin embargo, quien comanda la cartera porteña, María Soledad Acuña, subrayó al portal web Infobae el 30 de agosto que no había que resignarse a terminar el año sin presencialidad escolar. "En algún momento, Nación lo entenderá", sumó.

 


Los ministros Soledad Acuña y Nicolás Trotta reunidos en septiembre. (Fuente: Télam)

 

 

Por su parte, el Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, estableció desde el 13 de octubre un sistema de actividades de relación con la escuela en polideportivos para los 6.500 chicos que, según el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, no contaban con la conectividad necesaria para cursar de manera virtual.

Asimismo, el vicejefe de gobierno porteño, Diego Santilli, confirmó este sábado en Radio Mitre que el 13 de octubre "comienzan las clases presenciales para quienes están en el último año del secundario y a fin de mes, para los de séptimo grado del primario". También detalló que el regreso será en grupos de 10 personas que asistirán entre dos y cuatro veces por semana y, según afirmó el mismo día Acuña en la emisión radial Magdalena y la noticia deseada, de manera optativa. "El único mecanismo igualador de una sociedad es la enseñanza y hay que sostenerla", aseguró.

Igualmente, el interbloque de diputados de Juntos por el Cambio asentó en un comunicado de prensa que sus miembros presentaron un proyecto de ley para declarar la emergencia educativa "en todos los niveles y modalidades para los ciclos 2020 y 2021"."Argentina debe poner en agenda la situación crítica del sistema académico del país", adicionó. 


En esa línea, el secretario general del Sindicato de Educadores Unidos de la Ciudad de Buenos Aires (SEducA), Facundo Lancioni Kaprow, resaltó a este medio vía mail que los alumnos de barrios populares "deben ir a los establecimientos educativos  con el docente y el equipamiento tecnológico para garantizar la continuidad pedagógica con todos los recaudos pertinentes". "No hay que profundizar la deserción escolar", agregó.

No obstante, el licenciado en Ciencias de la Educación y psicólogo social Guillermo Volkind remarcó a esta revista que los profesores "intentaron mantener la relación con los estudiantes pese a las dificultades, aunque no se puede hablar de pedagogía sin edificio, sin rutinas organizadoras y sin indicadores de tiempo".

En coincidencia, el sociólogo e investigador del CONICET Esteban De Gori apuntó a este medio que la pandemia implicaba "preguntarse cómo estudiar, pero la política no repensó el método para enseñar en una situación de desestabilización de hábitos"."Se le dio más peso social a la enfermedad que al rompimiento de las estructuras cotidianas", amplió.


También, la encargada del espacio de Educación y Cultura de la comuna 9, Lorena Crespo, señaló al Instituto Internacional de Derechos Humanos que la incorporación de saberes "se logra con inversión pública, pero hubo una voluntad política del GCBA de no distribuir las computadoras que Trotta había puesto a disposición"."En la zona sur del área, los alumnos se envían mensajes de WhatsApp con los maestros solo a la hora en la que tienen los celulares de sus padres", añadió.

 

 

En contrapunto con Crespo, la diputada nacional de Cambiemos por CABA e integrante de la Comisión de Derechos Humanos y Garantías de la Cámara baja Dina Rozinevsky, aseveró en exclusiva que Larreta "reparte 1.100 notebooks por día y presentó protocolos hace dos meses  y Trotta los negó por cuestiones ideológicas". En un principio, la idea de Acuña, llamada "Conectate con la escuela", buscaba que los estudiantes sin internet accedieran a la web en los recintos por turnos de dos horas y de 15 personas. Luego, Acuña propuso que se dictaran clases en espacios públicos.

También, Rozinevsky sostuvo que el gobierno argentino, con la propuesta de reabrir las escuelas para que los 60 mil residentes bolivianos pudieran participar de las elecciones presidenciales de su país del 18 de octubre, no tenía en cuenta a los chicos. "Hay que gobernar en pos de los niños y no de las aspiraciones políticas", agregó.

 

Sin embargo, un estudio realizado por la Universidad Popular en junio de 2020 reveló que un 70 por ciento de los colegiados de los barrios populares no recibía los insumos para tener clases online, pese a que Educación percibía 83 mil millones de pesos por parte de CABA, que contaba con un presupuesto de 480 mil millones de pesos según el sitio web www.buenosaires.gob.ar . "El coronavirus mostró la desigualdad social y que el GCBA no pudo garantizar el derecho a la educación", interpretó De Gori.

 

 

Por su parte, la legisladora porteña del Frente de Todos (FdT) Laura Velasco presentó tres proyectos de ley titulados "1162-D-202", "Acceso libre y gratuito a internet para estudiantes y docentes del nivel superior" y "990-D-2020"; que imponían que el gobierno informara sobre el acceso al material pedagógico, garantizara la conectividad para la comunidad educativa universitaria o terciaria y promoviera medidas con el objetivo de asentar la señal móvil para los alumnos de bajos recursos.   
En una charla con este medio, Velasco denunció que hay "tablets que no son entregadas a los alumnos porque, aparentemente, los cargadores no pueden transportarse a los domicilios, lo que aumenta la desigualdades en la Ciudad". "La Legislatura no recibió ninguna información sobre la situación de los 6.500 chicos", detalló. 


En 2016, un fallo de la Asamblea de la Organización de Naciones Unidas (ONU) confirmó que el internet contribuía como herramienta para la formación académica y exhortó a todos los estados a fomentar la alfabetización digital.

El 11 de junio de 2020, a través del Decreto 579/2020, el Poder Ejecutivo incluyó a los estudios a distancia "como alternativa para jóvenes y adultos" y certificó que la virtualidad podrá usarse para menores de 18 años "únicamente en caso de epidemias, pandemias, catástrofes o razones de fuerza mayor que impidan la concurrencia a los establecimientos educativos". "Será obligatorio que se provean recursos tecnológicos y conectividad que promuevan la igualdad educativa con condiciones de calidad", añadió.

No obstante, el presidente de la asociación civil Observatorio por el Derecho a la Ciudad, Jonatan Baldiviezo,  recalcó en diálogo con esta revista que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires "ignora a la regla debido a que no informa la cantidad de demanda de computadoras", y se unió a una demanda judicial contra el mandatario iniciada "por omisión ilegítima y arbitraria de garantizar el derecho a la educación".

 

Luego de que se dictara el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (ASPO), Acuña lanzó el 1 de mayo de 2020 el plan Sarmiento BA, cuyo objetivo era "establecer el procedimiento para el préstamo de dispositivos tecnológicos a aquellos estudiantes en situación de vulnerabilidad socioeconómica que lo soliciten". En los requisitos, se solicitaba no contar con ningún dispositivo tecnológico  en el hogar, que ningún miembro de la familia estuviera acreditado en el programa y ser beneficiario de la Asignación Universal por hijo (AUH) y de becas alimentarias y de transporte escolar.

Por otro lado, una medida cautelar del juez Roberto Andrés Gallardo del 8 de junio de 2020 le ordenó al Estado porteño que se les entregara "un dispositivo informático a los alumnos de escuelas públicas en el plazo de cinco días", que se creara un formulario de solicitantes y que se eliminaran las condiciones de recibir la AUH y una asistencia alimenticia y de traslado para percibir una notebook estatal.

Además, el archivo precisó que el sindicato Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) había remarcado que con la presente implementación del esquema Sarmiento BA, había casos en los que cuatro, cinco o seis hermanos usaban la misma herramienta tecnológica.

Por su parte, Horacio Rodríguez Larreta recusó dos veces al magistrado "por falta de imparcialidad" y destacó que la creación del "Registro Judicial de Estudiantes con Necesidades Informáticas no Satisfechas", fundado por Gallardo en su documento,  "confunde su rol de director del proceso con el de parte". 

 

En consiguiente, el pasado 11 de agosto, la Sala 3 del fuero Contencioso Administrativo revocó la medida cautelar y dejó en pie la anulación de los requisitos impuesta por la autoridad judicial, aunque el sitio de solicitudes del GCBA todavía exige percibir la AUH y un subsidio en las tarjetas SUBE y en los alimentos.

13/10/2020

Conozca el Código de derechos Humanos.