Últimas Noticias

Inicio > Código > Noticias

2021: PERONISMO EN IGUALA DE INDEPENDENCIA

  por Daniel Lanuza Rodé

Precisamente en Iguala, un municipio al norte del Estado de Guerrero, ese "lugar donde se serena la noche", según la voz náhuatl; a 190 kilómetros de la Ciudad de México, capital de la República Mexicana; se halla el zócalo de esa cabecera municipal, una plaza histórica hoy para los patriotas donde se reúnen algunos militares que se habían forjado durante la colonia de fines del XVIII, encabezados por Agustín Cosme Damián de Iturbide y Arámburu, a la cabeza del ejército fusionado de los insurgentes y realistas, el llamado "Ejército Trigarante o de la Tres Garantías"; estos militares se dieron cita política para proclamar un plan táctico[1] que daría por terminado el movimiento de independencia surgido en Dolores Hidalgo, Guanajuato, once años antes.

 


Este plan está consignado en un documento conocido por la historia de México como el "Plan de Igual", contiene cuatro puntos centrales declarados públicamente en el zócalo de Iguala: independencia, religión católica, mantener la monarquía de Fernando VII y la unificación de las clases sociales. Mediante este documento se hace un reconocimiento jurado por Agustín de Iturbide y los militares convocados a ese 24 de febrero de 1821 y, el 24 de agosto de ese mismo año, se reúnen en Córdoba, Veracruz, México; los dos políticos estrategas militares más importantes del momento: el gobernador de ascendencia irlandesa, Juan O´Donoju, el jefe político superior de la provincia de la Nueva España y Agustín de Iturbide, jefe político del ejército fusionado y disidente del virreinato de la Nueva España; seis meses más tarde se firmarían los 17 artículos de los muy conocidos Tratados de Córdoba [Córdova] (1821), con estos tratados se pronuncia la terminación formal del movimiento de independencia de México frente a la Corona de España, rechazados por la Corona y no será sino hasta 1836, con los "Acuerdos de Paz y Amistad entre México [Méjico] y España" que la Corona reconocería final y formalmente la independencia de México. México será independiente de España.

 

En Iguala, el 21 de febrero, la bandera que se izaría es de 23,126 efectivos (90 por 150 centímetros en el sistema métrico decimal, cortada por el sastre de Taxco, Magdaleno Ocampo) confeccionada a mano especialmente por encargo de Agustín de Iturbide para alzarse del asta del zócalo de Iguala, bajo el saludo de la usanza militar del jefe y político del ejército y de los militares de la escuela militar virreinal que se sumaron a la disidencia: Antonio López de Santana, Guadalupe Victoria[2], Vicente Guerrero, Nicolás Bravo, Ignacio López Rayón y Pedro Celestino Negrete; jurándose la fidelidad ante el nacionalismo del Imperio. La bandera de Ocampo ondeo en el Palacio Imperial de Iturbide hasta 1823.

La promulgación del Plan de Igual busca establecer un imperio mexicano independiente reconocido por la España borbónica conservándose como una monarquía moderada constitucionalista bajo la férula de la Iglesia Católica en la máxima sede: la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México que, en 1822 Agustín de Iturbide es coronado como Agustín I, su Majestad Imperial, emperador constitucional de México; previamente Presidente de la Regencia del Imperio Mexicano (1821-1822).

 

 

El discurso de Iguala doscientos años más tarde

 


 

Primero habló el presidente de la Nación Argentina, Alberto Ángel Fernández, quien de manera muy emotivo y con palabras cuidadas hizo un compendio historiográfico sobre las grandes personalidades latinoamericanas; los dos mandatarios y sus esposas concentrados en Iguala de Independencia este 24 de febrero del 2021; invitados especiales del presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, el jefe del Estado argentino, expuso con firmeza los logros históricos de aquellos que construyeron los estados de los que hoy somos afortunados de experienciar, en algunos momentos del discurso, las palabras del mandatario argentino se alzaron con emoción, invocando gran nacionalismo, orgulloso de ser argentino pero también, se sintió ciudadano universalmente latinoamericano e identificado con los mexicanos por ese Plan de Igual; no pudo evitar gritar: ¡Viva México!, ¡Viva Argentina!, ¡Viva América Latina!, casi se le abrillantaron los ojos por las lágrimas. Agradeció la invitación oficial del Estado mexicano.

 

Más allá de recordar los orígenes de la Plata Austral y de centrarse en la Revolución de Mayo como movimiento de independencia análogo al mexicano, el mismo de 1810 y de Miguel Hidalgo; fue un recuento de líderes políticos, de pensadores y de constructores de Estado en diferentes naciones de América Latina. Inició su intervención pública, en esa mañana azul por el cielo de Iguala, con los 30 segundos que le tomó para aceptar la invitación que le hizo su homólogo mexicano, dijo públicamente estar encantado por este agasajo de historia independiente, sus frases casi poéticas resaltaron a Simón Bolívar, Bernardo O'Higgins, Vicente Guerrero, Miguel Hidalgo, Agustín de Iturbide, Guadalupe Victoria y otros tantos. Veinte minutos de emotivo discurso, casi de memoria y a capela. La intervención del presidente mexicano, cuando llegó su turno, fueron de apenas unos cinco minutos de palabras expuestas con timidez, como si estuvieran compitiendo por líderes de ambos países, las suyas intentaron levantarse cuando mencionó al gran poeta universalmente argentino Jorge Luis Borges, el antiperonista que se manifestó en 1946 en contra del dictador, el hombre bucólico y metafísico de la obra parteaguas de la literatura argentina para el mundo: "Ficciones" y "El Aleph", favoreciendo a la Unión  Democrática; se refirió al mandatario argentino: gracias mi amigo Alberto Fernández. Luego, también se hizo presente la obra política del "Che Guevara", la de Ernesto Guevara y no preciso si la cubana, posiblemente se refirió a su ambiciosa intervención en la Bolivia de 1967, del ejercicio de liberación latinoamericana como acción guerrillera popular de desbloqueo. Y otra vez: ¡Viva México!, ¡Viva Argentina!, ¡Viva América Latina!

 

Al parecer, con estos ¡Vivas!, la nación justicialista de la Argentina y la nueva versión del gobierno de López Obrador, como un México de transformación, como que las 4T se visualizan como un Gobierno de la República de México para América Latina y Argentina se concibe como su comparsa de gran experiencia política en los principios ideológicos que se pronunciaron en Igual de Independencia. Me parece, que ya se puede hablar de un neojusticialismo.

 

Controversias

 

Para comprender cabalmente la historia del siglo XX de la América Latina y obviamente de la Nación Argentina y de la gran influencia que impactó en esta parte del mundo, está vinculada con las acaloradas discusiones y contrapartes del peronismo de los cuarenta, a la fecha presente en esa república sudamericana.

 

Probablemente el Plan de Iguala sea un movimiento no sólo independentista mexicano, sino un sentido angular para romper el paradigma de Estado con un gran contenido político militarizado e iniciar el sendero de un repensar el Estado, preferentemente centralista no dependiente, económico-liberal y socialmente vanguardista en el sentido de unidad social. Dejar atrás la centralización de la Corona para emanciparse en una toma de decisiones que la comunidad mexicana requiere para ese México naciente de 1821 que Miguel Hidalgo no imaginaría en 1810; resultaba necesaria la calidad del cambio de un estado ya muy explotado.

 

Iturbide no se opone a la monarquía, cree en un estado no laico; no se opone al centralismo y sí favorece un clima de conservadurismo de control social: quiere ser independiente de un Estado, pero al mismo tiempo quiere el centralismo en él mismo. La política exterior y económica de Imperio Mexicano es de corte centralista-monarquista, por obviedad, y con una idea liberal en cuanto a los mercados de producción y de consumo interno. Es decir, el nacimiento del republicanismo mexicano que a los EE.UU. fascina.

 

El justicialismo de Juan Domingo Perón y de Eva Duarte, ideológicamente corresponde al peronismo con una sustancia de estado de bienestar, es decir el concepto bismarkiano de la Alemania del Canciller de 1871-1890. El peronismo, sincretiza régimen, ideología, movimiento y partido. El peronismo nace como movimiento, conforma un partido político, se constituye como régimen entre 1946 y 1955 y se conduce siguiendo una ideología. Y todo ello alrededor de una sola figura: Juan Domingo Perón (Malet, 2007). Como doctrina política, el justicialismo reconoce el equilibrio del derecho del individuo con el de la comunidad. Económicamente se alza sobre la llamada economía social o solidaria que, Luis Razeto[3] analiza en Chile y la idea de estado competitivamente como "el viejo topo" posneoliberalista que Emir Sader[4] propone en el CLACSO[5] de Buenos Aires y en el Brasil, poniendo el capital al servicio de la economía y ésta al servicio del bienestar social. El mundo de Perón, como movimiento, son tres sustantivos: Independencia Económica, Justicia Social y Soberanía Política. Borges, considera que el dictador oprime la real y verdadera voluntad social, el fomento del servilismo y que los hombres de Estado bajo la dictadura terminarán siendo crueles. Habrá que ser cuidadosos con los usos de la lengua y de sus enfoques hacia el sentido de bienestar y del populismo, como herramientas de supuesto bienestar.

Desde la presidencia, Perón impulsó políticas que promovieran la industrialización, la expansión del mercado interno, la sindicalización de los trabajadores y la ampliación de derechos políticos, laborales, culturales y sociales: aportaciones subyacentes del bismarkismo de fines del siglo XIX.

 

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) hace un recorrido centrado en el nacionalismo que intenta retomar el presidente mexicano. No es la primera vez que México está integrado a una ideología de justicia social, los gobiernos nacionalistas-constitucionalistas de José López Portillo (1976-1982), el de Adolfo López Mateos (1958-1964), por recordar dos de ellos, intentan robustecer el mercado interno, la industrialización y el trabajo como enfoque de desarrollo. Morena es un partido (2011) disidente de un disidente (1989) del Partido Revolucionario Institucional (PRI,1946), es decir el centro-izquierda del México liberal de Ávila Camacho y de Miguel Alemán con un antecedente militar: Plutarco Elías Calles. El Partido de Acción Nacional (1939), el partido de centro-derecha del México liberal y estabilización económica (industrialización) de Gómez Morín, integrado a uno de los grupos más extraordinario del México del momento: los 7 sabios, desde Vicente Lombardo, hasta Antonio Castro; desde el comunismo, socialismo hasta el liberalismo, capitalismo; sindicalistas, obreristas, socialistas, capitalistas, cooperativismos y populistas, asistencialistas.

 

Alberto Fernández, no desconoce su estirpe política y sí recuerda en buena medida el justicialismo de Perón y del peronismo, así la afiliación política de Cristina Fernández de Kirchner que en la década del 70 se une al partido de Perón, es la actual vicepresidenta de la Nación Argentina: una mancuerna para una nación sobre el caballete de la justicia social.

 

Broche de oro

 


 

Alberto Fernández, en algún momento de su discurso citó a Nietsche, a veces necesario por el énfasis del caso, intentando hacer filosofía como argumento de tangente, seguramente parafraseando esta idea del "derecho que se tiene para juzgar el pasado cuando se construye el futuro". Argentina tiene experiencia política en la construcción de su Estado, ha sufrido vaivenes, militarizaciones y republicanizaciones de todas las calidades. México tiene experiencia en reformas, en legalismos, en liberalismos fraccionados; así como los vaivenes entre los conservadores y los liberales y, el eslabón común entre las naciones son los movimientos sociales oscilatorios que han partido el sistema de partidos y la política de Estado (Lanuza, 2014). El peronismo-sindicalismo es uno, el huelguismo-sindicalista mexicano es otro, así como el corporativismo-político mexicano son herencias inevitables ante un margen tan estrecho con los EE.UU. y Argentina australmente lejana que le permite esa soberanía cosmopolita para reinventarse en el siglo XXI.

 

 

[1] RAE (2021). ?La táctica hace referencia a los diferentes sistemas o métodos para ejecutar o conseguir un objetivo determinado. El origen de la palabra táctica es griego taktikos, compuesta con la raíz bassein que significa ?ordenar? y el sufijo -tico que expresa ?relativo a?. En suma: Táctico es establecer un método de orden para conseguir un objetivo muy definido.

[2] José Miguel Ramón Adaucto Fernández y Félix, primer presidente de los Estados Unidos Mexicanos, como la primera República (1824-1829). La primera República es de 1823 a 1835, es una República Federal.

 

[5]Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. https://www.clacso.org/

 

 

 

 

 

02/03/2021

Conozca el Código de derechos Humanos.